Países ¿desarrollados y en vías de desarrollo?

Dos recientes noticias ponen (aún más) en duda la utilidad de separar los países en rígidas categorías – “desarrollados” y “en vías de desarrollo” (por elegir estos dos nombres, ya que los debates sobre esto son también interminables) – cada una con sus correspondientes características: de un lado países ricos y con mejor nivel de vida, del otro…aquellos que todavía no son así, podríamos decir.
Pues bien, este domingo la sección “naranja” de El País, incluía un especial muy interesante sobre el PIB mundial y el hecho de que durante la última década:

el crecimiento de las economías emergentes, con China e India como punta de lanza, se puede calificar con un abanico de adjetivos que van del sensacional al espectacular. En esos mismos 10 años, Estados Unidos, Europa Occidental y Japón -los más ricos de entre los ricos- se quedan muy, muy atrás. Los datos del Fondo Monetario Internacional constatan que ha empezado, por fin, una era de convergencia que en principio se deriva de la lógica económica: el capital se irá donde pueda rendir más, y nadie puede competir con la estructura de costes del mundo en desarrollo, que asimismo está cada vez más tecnologizado. Sin embargo, la lógica a veces no funciona: en los últimos 200 años no había sucedido nada remotamente parecido.

Es decir, que en términos puramente macroeconómicos, la diferencia entre los llamados países desarrollados y “el resto” se está reduciendo rápidamente (Ojo! esto no quiere decir que todo el mundo sea más rico, ya que en los países “ricos” existen grandes grupos de gente en la pobreza, y en los países que más crecen, las desigualdades, a menudo también crecen (y a veces de forma más rápida)). Si embargo, no deja de ser algo muy notable que el ritmo de crecimiento entre unos y otros sea tan dispar, y es interesante examinar las consecuencias que esto pueda tener.
Pero bueno, el desarrollo es más que el tamaño del PIB, y cualitativamente hablando existen numerosas características que se suelen asociar con los países desarrollados, por ejemplo, un mejor gobierno. Llegados a este punto, tenemos que mencionar un dato curioso que he encontrado esta mañana, examinando el índice de “Percepción de la Corrupción” de Transparencia Internacional (TI) publicado hoy. Examinando el mapa, a grandes rasgos, parecen concordar los resultados más positivos (en amarillo), con los países desarrollados (pinchad en la imagen para ver los resultados completos)
mapa ti
Deteniéndonos en el listado detallado sin embargo, aparecen cosas más interesantes. Parece que no hay sorpresas en los primeros puestos, pero a medida que bajamos buscando el puesto de España, aparecen algunas cosa más bien curiosas.Este es el ranking:
tabla TI
España está en el puesto 30 por detrás de países tradicionalmente etiquetados como “en vías de desarrollo” como Chile (21), Uruguay (24), Eslovenia (26), y sólo unas décimas (y dos puestos) por delante de Botswana (primer país africano) y Puerto Rico (ambos 38).
Para los que vivimos aquí este más que discreto puesto en un índice de corrupción puede no extrañarnos, pero cuando se contempla así, negro sobre blanco, que España apenas esta mejor que Botswana, que el Reino Unido sólo está en el puesto 20 (y EEUU en el 22), y que otros países “desarrollados” como Italia y Grecia ocupan el puesto 67 y 78 respectivamente, muchas de las cosas dadas por sentadas al hablar de desarrollo y países desarrollados aparecen bastante menos claras…

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s